Archivos de la categoría ‘Lugares de interés’


P1220393

Al igual que el Monte Arabí, se trata de otro de los monumentos naturales más impresionantes que tenemos en nuestra Región. Es el Calar de las Cuevas de Zaén, formado hace 11 millones de años y que se puede observar desde todo el Campo de San Juan. Cerca de estas cavidades se encuentra el Carrascal de Bajil, donde la disolución superficial ha esculpido otro lugar de interés geológico: las cuevas de Murciguillos y de La Iglesia.

Nuestra ruta parte de la aldea de Bajil, también denominada Bagil (Moratalla). Desde allí caminamos, dejándola a nuestra derecha, hacia las Cuevas de Zaén, encontrándonos en nuestro andar con enormes encinas centenarias. Las cuevas son grandes abrigos naturales utilizados desde épocas prehistóricas hasta hoy. Algunas, cerradas con mampostería, son aprovechadas para guardar el ganado. Las visitamos a través de una cornisa natural plagada de fósiles marinos, que se estrecha en algunos tramos y que hay que atravesar con precaución.

Después de admirar las Cuevas de Zaén regresamos a la aldea y nos dirigimos a otro de los puntos importantes de la ruta: el Carrascal de Bajil.

Andamos por la carretera hasta la casa del Tío Ramón Ginesa. Enfrente aparece un camino y lo seguimos dejando a nuestra izquierda las cuevas y el Bajil del Cenajo, hasta llegar a una balsa alimentada por un manantial. Desde aquí ascendemos suavemente por una pista que nos interna en un bosque de encinas bajas, con el suelo verde lleno de musgo. Dispersas por este espeso bosque de carrascas encontramos dos cavidades subterráneas exokársticas de varios metros de altura, fáciles de visitar si las encuentras. Son las cuevas de Murciguillos y de La Iglesia.

Estas cuevas fueron localizadas en 1996 por el grupo espeleológico Proteus siguiendo las indicaciones de un pastor de Las Casicas del Portal. Al igual que las de Zaén, fueron utilizadas por los pastores para guarecer el ganado.

Regresamos por el mismo camino hasta Bajil, donde iniciamos la última parte de esta ruta.

Cogemos el camino que nos lleva al Rincón de los Huertos (y que completaremos otro día porque merece la pena) y a unos 400 m. nos salimos de la pista ascendiendo campo a través hacia la izquierda, hacia el Cerro de las Víboras. Allí nos encontramos con el Dolmen de Bajil, una construcción funeraria del periodo calcolítico, al que le falta la techumbre. Seguimos por la senda unos metros hasta llegar al poblado megalítico, con construcciones de mampostería, la mayoría circulares, y que es considerado como uno de los más importantes hallazgos arqueológicos de la última década en la Región de Murcia.

Descendemos como podemos hasta una vaguada en el camino y donde encontramos la senda que nos lleva a la última sorpresa: la Cueva del Esquilo y el Barco de Bajil.

Ascendemos por un paraje bellísimo, donde el suelo es totalmente verde, hasta llegar a la Cueva del Esquilo, con restos de mampostería y las paredes negras por las hogueras de los pastores. En el exterior se observa el Barco de Bajil, una pintura rupestre realizada entre los siglos XV-XVI que representa una carabela con las velas plegadas pintada con trazos rojos.

Regresamos a la aldea de Bajil para coger los coches y acercarnos a disfrutar de unas cervezas y una merecida comida en el Bar de Zaén.

  • Distancia recorrida: 10,61 Km.
  • Desnivel positivo: 303 m.
  • Cota máx.: 1.325 m.
  • Duración con paradas: 4 h.
  • Descarga aquí el track de la ruta.
Anuncios

P1140871

Esta ruta da comienzo en el Salto del Usero, en Bullas.

Durante milenios, el agua del río Mula ha esculpido esta zona dando lugar a una cascada que alberga dentro de una cúpula natural de travertinos, una impresionante poza de agua. La belleza de la casacada junto al verdor de la vegetación hacen de este paraje uno de los más bellos de la región.

Tras contemplar el Salto del Usero y sus refrescantes pozas de agua nos dirigimos a la cumbre del Castelar (993 m.) ascendiendo por una continua pendiente que no requiere gran esfuerzo. En nuestro ascenso al punto geodésico nos encontramos con las ruinas de un castillo árabe del siglo XI estratégicamente situado, ya que desde su enclave se controla visualmente las poblaciones de Bullas, Cehegín y Caravaca.

La bajada es un poco más abrupta, ya que tiene bastante pendiente, pasando por un cortafuegos hasta alcanzar una pista de montaña.

Aunque nosotros fuimos en febrero también os recomiendo ir en verano para refrescarse en las aguas del Salto del Usero.

  • Distancia recorrida: 7,95 Km.
  • Desnivel subiendo: 396 m.
  • Cota máx.: 993 m.
  • Duración con paradas: 5 h.
  • Descarga aquí el track de la ruta.

 


P1130902

A pocos kilómetros de Caravaca de la Cruz se encuentra esta pedanía de gran riqueza arqueológica. Una ruta que prometía ser sencilla y corta pero que por despiste y una cerca que rodeaba un coto de caza, complicamos un poco y nos quedamos con ganas de llevar a buen fin.

Aún así disfrutamos de lo que nos fuimos encontrando. Desde yacimientos ibero romanos hasta restos almohades, pasando por su ermita del s. XVI.

Al Estrecho de la Encarnación se accede por la carretera que va de Caravaca a Lorca, donde a unos 8 km de Caravaca o a unos 2 km del cruce de Barranda (venta de Cavila), aparece a la izquierda una carretera (señalizada como La Encarnación), que nos lleva al Estrecho.

Al poco de empezar a caminar, lo primero que nos encontramos, rodeada de un bosque de coníferas, es su ermita del s. XVI. En el lugar que ocupa se levantaron dos templos romanos de orden jónico de los siglos I y II a.C. Estos restos son identificados como restos de la antigua localidad de Asso.

En la Sierra de las Cabras, lugar donde se sitúa la ermita, se encuentra a excasos 100 m. de ésta y en plena espesura, una cantera romana de donde se extraía la piedra para los templos.

Los restos del poblado íbero romano de Villaricos y Los Villares se encuentran muy cerca de la ermita, tras atravesar el barranco de la Virgen.

Terminamos la ruta en el Estrecho de las Cuevas, un paraje natural de chopos, álamos y fresnos donde el río Quipar discurre por un cañón lleno de cuevas.

En una de estas cuevas se levanta una singular fortificación almohade, la llamada Cueva Castillo del Rey Moro, portazgo construido a finales del s. XII y estratégicamente situado en el antiguo camino de Caravaca de la Cruz a Granada para cobrar los derechos de paso por el desfiladero.

La fortificación se alza a 15 m. de altura sobre el río Quípar, cerrando el muro una de las cuevas del Estrecho. La parte superior del muro está coronada por almenas, presentando además saeteras.

Otra de las cuevas importantes es la Cueva Negra, del paleolítico medio, donde se han encontrado restos de animales y del hombre de Neanderthal.

  • Distancia recorrida: 8,00 Km.
  • Desnivel subiendo: 270 m.
  • Cota máx.: 848 m.
  • Duración con paradas: 3 h.
  • Descarga aquí el track de la ruta.

Nos disponemos a realizar una de las más divertidas y emocionantes rutas de nuestra trayectoria. Toda una aventura siguiendo el cauce de la Rambla Salada de Albatera. Antiguos acueductos, nacimientos de sal, charcas, pozas de agua salada, vías ferratas y trepadas conforman este extraordinario recorrido.

Aun así, lo más complicado sea llegar al inicio de la ruta y para ello he copiado del blog “Elpantadelx” la descripción de cómo llegar hasta aquí:

“Te vas a Albatera, coges la carretera hacia el Hondón de los Frailes, cuando llegues al trasvase (se ve enseguida por que es una acequia muy grande) giras a la izquierda por la carretera paralela a él. Verás que hay una señal de dirección prohibida, no pasa nada, entra, es el único camino y esta permitido el paso a pesar de la señal. Fíjate que en los caminos que te quedan a tu izquierda, hay unos cartelitos blancos pequeños que dan nombre a esos caminos, a unos 2 km. verás uno que pone, camino del yeso, el siguiente, que lo encontrarás de espaldas a tu dirección pone Camino de la Sal, ahí te paras y miras en dirección a Murcia, verás a tu derecha un poco mas adelante, unos 20 m., un puentecito que cruza el trasvase y encamina asfaltado hacia las montañas, ese es el camino a coger, no lo dejes, y cuando se acaba el asfaltado ya verás una planicie de tierra donde dejar el coche”

Después de dejar los coches iniciamos el itinerario al lado de un panel de madera de la Consellería de Medio Ambiente, por el margen izquierdo de la pista forestal. A unos 2 km. de recorrido y tras cruzar por un acueducto, nos encontramos con una bifurcación indicándonos la Variante I de “Las Charcas Saladas” y el Camino del Canalón.

Nosotros descendimos por la Variante I, donde nos aparece una zona de charcas de agua salada, compuesta por un conjunto de cascadas, pozas de agua salada y fracturas que ha producido la rambla. El paso está equipado con una cadena y un pasamanos.

Si en lugar de coger la Variante I seguimos la senda de la derecha, por el Canalón, el camino  transcurre cruzando una serie de acueductos por encima del canal hasta enlazar con el final de la Variante I, que nos aparece por el lado izquierdo del sendero.

El sendero principal continúa por el canal hasta encontrarnos con otro acueducto destruido donde el sendero nos lleva al lecho de la Rambla Salada y a unos metros un nacimiento de sal en el margen derecho, a unos 6 m. de altura.

Unos metros más adelante nos encontramos con un poste que nos indica el Sendero Principal y la Variante III “Senda Corral de las Vacas” . Nosotros seguimos esta variante ascendiendo hacia la izquierda por una pendiente que nos lleva a una bifurcación. Continuamos por la derecha siguiendo una senda que toma altura y va bordeando toda la rambla desde la que disfrutamos de unas maravillosas vistas.

Después descendemos por el barranco del Agudo hasta volver al cauce de la Rambla Salada. Continuamos la rambla dirección Sur donde se encañona hacia el Barrón Negro para acompañar a unos amigos que tenían que regresar por la Salida de Evacuación, una pista bien marcada que los lleva al punto de inicio sin mayor problema.

Si optáis por seguir el Sendero Principal en lugar de la Variante III, para mí la mejor opción por ser la más bonita y entretenida, continuaríais por el lecho de la rambla hasta llegar a un segundo nacimiento de sal y a la pista de tierra para evacuación.

Continuáis la rambla hasta llegar al Barrón Negro, una formación rocosa tallada por el hombre para quitarle fuerza a las avenidas y poder encauzar el agua con menos fuerza a los pozos de sedimentación que se encuentran a unos metros.

Ascendemos el Barrón Negro y seguimos por la rambla que se encañona y acantila formando diferentes meandros y paredes verticales donde observamos fallas, extractos y un sinfín de minerales. En este tramo nos encontramos con una señal en el lado izquierdo que nos saca de la rambla hacia el collado del Agudo (por donde nosotros descendimos de la Variante III)

Después de este tramo la rambla se nos vuelve a ensanchar y tras 1 Km. llegamos a la zona de las pozas, la más emocionante.

Esta zona tiene una longitud aproximada de 300 m. y consta de 4 saltos con sus respectivas pozas de agua.

El primer salto tiene una longitud de 15 m. aprox., de dificultad alta, debidamente equipado con peldaños y un cable de acero. Aconsejable llevar una cuerda y casco para más seguridad.

El segundo salto tiene una longitud de 10 m. aprox., de dificultad media, debidamente equipado como el anterior.

Aquí nos encontramos en el margen derecho con la Variante II, de dificultad alta, y optamos por seguir el sendero principal.

El tercer salto tiene una longitud aproximada de 3 m. y el cuarto de unos 7 m. Ambos equipados como los dos anteriores.

Seguimos por el cauce y nos encontramos por una zona de charcas y pozas menos profundas que las anteriores. Abandonamos la rambla por el barranco hasta encontrar una señal que nos indica hacia la pista forestal.

Ascendiendo por la pista llegamos a un cruce que hacia la izquierda se dirige al Agudo. Tomamos el camino hacia la derecha y seguimos por la pista de tierra hasta alcanzar una carretera. Dejamos ésta por la derecha unos metros más adelante para seguir la pista por la que transcurren unos tubo de canalización de agua en dirección a la cantera del Cabezo Negro.

Desde este punto seguiremos por el camino hacia las Ventanas y nos encontraremos con la conexión del PRV-180 siguiendo el mismo itinerario del PR hasta llegar al punto de inicio.

  • Distancia recorrida: 14,500 Km.
  • Desnivel subiendo: 517 m.
  • Duración con paradas: 7 h.
  • Descarga aquí el track de la ruta.

Cueva Neptuno

Publicado: noviembre 3, 2011 en Lugares de interés

¡Por fin voy a descender a la Cueva Neptuno! Para llevar a cabo esta aventura, nos apuntamos a una actividad organizada por el Grupo Falco Naturaleza y Aventura de Cehegín, la última de la temporada.

Esta cueva, que se encuentra en Cala Aguilar, en el macizo de La Muela, al Este de Cabo Tiñoso, también es conocida por la Cueva de la Virgen.

Nuestra ruta comienza pasado el pueblo del Campillo de Adentro, siguiendo el camino a Bocaoria y Boletes. Cuando hemos recorrido unos 3 km., en el Barranco del Infierno, bajo el Cabezo Colorao, cogemos una senda que nos lleva entre palmitos y plantas aromáticas a lo largo de la falda de la sierra. Pasamos de largo el cuartel de Boletes y seguimos caminando con el mar bajo nuestros pies hasta llegar a Cala Aguilar.

Esta cueva es una de las más importantes cavidades del Mediterráneo por constituir un sistema biológico único y singular compuesto principalmente por una higuera y un palmito que destaca por su gran porte y que puede ser considerado como uno de los ejemplares más grandes de Europa.

La Cueva Neptuno está formada por una gran sala de fuerte pendiente, de una longitud de 135 m. con dos diferentes accesos: el primero originado por el hundimiento del techo de la bóveda creando un pozo de entrada de 14 m. y el segundo, una entrada submarina a 12 m. de profundidad y 40 m. de longitud que accede al lago.

Para acceder a la entrada de la cueva hacemos una pequeña trepada que nos lleva a la abertura por la que descendemos por cuerda en caída vertical.

Tras darnos un baño en el cristalino lago de agua salobre y fría, comemos algo y empezamos el ascenso para llegar a la entrada de la cueva. Para ello, subimos por una gran roca a un lateral del pozo, trepando por una grieta hasta llegar a una pequeña sala de donde seguimos subiendo por una pared inclinada y escalonada.

Tras salir y descansar un poco iniciamos el camino de vuelta bajo un sol de castigo, reteniendo aun en las pupilas la belleza de ese tesoro escondido que tenemos tan cerca.

Descenso del río Segura

Publicado: septiembre 9, 2011 en Lugares de interés

El pasado 4 de septiembre nos unimos unos cuantos amigos a una actividad organizada por el Centro Excursionista de Cartagena, el descenso del río Segura. Una experiencia que llevaba bastante tiempo intentando realizarla y para la que nunca encontraba el momento.

Salimos en autobús desde Cartagena hacia Blanca, donde la empresa Alana Aventura nos facilita todo el material necesario para el descenso. Desde allí nos desplazamos por carretera hasta Cieza, donde los profesionales de Alana nos dan unas clases teóricas y prácticas. Nos hacemos con nuestras embarcaciones y nos echamos al agua acompañados todo el recorrido por monitores pendientes de que no nos ahoguemos mucho 😉

El recorrido de 12 km. y 3,5 horas parte desde Cieza hacia Blanca pasando por Abarán navegando un río bastante caudaloso para estas fechas.

Nada más comenzar, a diez metros, ya chocamos con el pilar del puente de Hierro de Cieza y volcamos, pero nada, pérdida de un remo, alguna complicación para volver a subir al kayak debido a la corriente y algunas risas que esto es para tomárselo con humor. Aquí quedó claro que una cosa es la teoría y otra la práctica.

Pasamos por el Albergue Municipal, el molino de Teodoro, el puente de Alambre, el puente Nuevo y el paraje del Menjú. Allí cruzamos unos rápidos de baja dificultad que tomamos con precaución, bastante teníamos con haber volcado una vez.

Continuamos y nos encontramos con el primer azud o presa, el del Menjú, por el que tenemos que tirarnos para darle más emoción al asunto. Un pequeño ensayo para lo que nos esperaba.

Seguimos descendiendo por el curso del río comiéndonos alguna que otra caña, atravesamos la ruta de las Norias, los escanales, los puentes Nuevo y Viejo, hasta llegar al azud del Jarral. Aquí realizamos la prueba estrella, lo más emocionante y divertido, un salto de 3 m. y en el que solo unos pocos elegidos consiguen mantenerse a flote, nosotros no somos unos de ellos. También teníamos la opción de sortearla andando, pero ya puestos…

Después de este subidón de adrenalina, ya más tranquilos, nos dirigimos paleando hasta el Arenal de Blanca, y finalizamos el descenso en el Museo del Agua. Aquí nos cambiamos y cogemos el autobús que nos lleva al restaurante para comer.

Desde aquí quiero agradecer al Centro Excursionista de Cartagena y a Alana Aventura el haber hecho de este día uno de los más emocionantes. Experiencias como estas te cargan las pilas para afrontar la vida con una visión más optimista.

Estoy ansioso por repetir la experiencia.

(© Fotos del Centro Excursionista de Cartagena y Alana Aventura)

Manantial de la Fuente Vieja

Publicado: septiembre 2, 2011 en Lugares de interés, Senderos

Cerca de Galifa se descubre el paraje del manantial de Fuente Vieja, un rincón inusual en estas tierras de secano y otro de los lugares poco conocidos de nuestra región.

El manatial de Fuente Vieja es un pequeño salto de agua originado por la rambla del Cabezo Negro, cuyas fuentes canalizadas fueron aprovechadas para el consumo de la ciudad de Cartagena antes de la llegada del canal del Taibilla.

Accedemos por la carretera de Canteras en dirección a La Azohía. Siguiendo por la E-22, a unos 800 m. después de sobrepasar un desvío con dirección a Galifa, surge a la izquierda un carril asfaltado que seguimos hasta donde cruza la rambla. En los alrededores dejamos los coches y remontamos el cauce a la búsqueda de sus fuentes.

Dadas las condiciones de humedad se ha desarrollado en el interior de la rambla una abundante cubierta vegetal formada por balandres, carrizos, tarays y juncos.

En algunas ocasiones tenemos que vadear sin dificultar el pequeño arroyo. A los pocos metros aparece un dique de contención que superamos por su extremo derecho.

Continuamos por el cauce hasta llegar al chorro de la Fuente Vieja, donde el agua se precipita entre las rocas formando un pequeño salto. Abajo el agua se remansa en una poza. Sobrepasados los saltos aparece el semiderruido muro de contención donde las aguas eran represadas. Continuamos el cauce descubriendo pequeños saltos de agua y variadas pozas. Más adelante el recorrido se complica un poco y tenemos que trepar. Poco a poco la rambla se va encajonando hasta llegar a una fresca y umbrosa galería cerrada por un muro rocoso que nos impide el seguimiento y por donde el arroyo se desploma suavemente formando una ducha natural.

  • Distancia total recorrida: aprox. 8 Km.
  • Desnivel: 20 m.
  • Duración: 4 h.
  • Descarga aquí el track (orientativo) de la ruta.