Cuevas de Zaén y Carrascal de Bajil

Publicado: junio 14, 2016 en Lugares de interés, Senderos

P1220393

Al igual que el Monte Arabí, se trata de otro de los monumentos naturales más impresionantes que tenemos en nuestra Región. Es el Calar de las Cuevas de Zaén, formado hace 11 millones de años y que se puede observar desde todo el Campo de San Juan. Cerca de estas cavidades se encuentra el Carrascal de Bajil, donde la disolución superficial ha esculpido otro lugar de interés geológico: las cuevas de Murciguillos y de La Iglesia.

Nuestra ruta parte de la aldea de Bajil, también denominada Bagil (Moratalla). Desde allí caminamos, dejándola a nuestra derecha, hacia las Cuevas de Zaén, encontrándonos en nuestro andar con enormes encinas centenarias. Las cuevas son grandes abrigos naturales utilizados desde épocas prehistóricas hasta hoy. Algunas, cerradas con mampostería, son aprovechadas para guardar el ganado. Las visitamos a través de una cornisa natural plagada de fósiles marinos, que se estrecha en algunos tramos y que hay que atravesar con precaución.

Después de admirar las Cuevas de Zaén regresamos a la aldea y nos dirigimos a otro de los puntos importantes de la ruta: el Carrascal de Bajil.

Andamos por la carretera hasta la casa del Tío Ramón Ginesa. Enfrente aparece un camino y lo seguimos dejando a nuestra izquierda las cuevas y el Bajil del Cenajo, hasta llegar a una balsa alimentada por un manantial. Desde aquí ascendemos suavemente por una pista que nos interna en un bosque de encinas bajas, con el suelo verde lleno de musgo. Dispersas por este espeso bosque de carrascas encontramos dos cavidades subterráneas exokársticas de varios metros de altura, fáciles de visitar si las encuentras. Son las cuevas de Murciguillos y de La Iglesia.

Estas cuevas fueron localizadas en 1996 por el grupo espeleológico Proteus siguiendo las indicaciones de un pastor de Las Casicas del Portal. Al igual que las de Zaén, fueron utilizadas por los pastores para guarecer el ganado.

Regresamos por el mismo camino hasta Bajil, donde iniciamos la última parte de esta ruta.

Cogemos el camino que nos lleva al Rincón de los Huertos (y que completaremos otro día porque merece la pena) y a unos 400 m. nos salimos de la pista ascendiendo campo a través hacia la izquierda, hacia el Cerro de las Víboras. Allí nos encontramos con el Dolmen de Bajil, una construcción funeraria del periodo calcolítico, al que le falta la techumbre. Seguimos por la senda unos metros hasta llegar al poblado megalítico, con construcciones de mampostería, la mayoría circulares, y que es considerado como uno de los más importantes hallazgos arqueológicos de la última década en la Región de Murcia.

Descendemos como podemos hasta una vaguada en el camino y donde encontramos la senda que nos lleva a la última sorpresa: la Cueva del Esquilo y el Barco de Bajil.

Ascendemos por un paraje bellísimo, donde el suelo es totalmente verde, hasta llegar a la Cueva del Esquilo, con restos de mampostería y las paredes negras por las hogueras de los pastores. En el exterior se observa el Barco de Bajil, una pintura rupestre realizada entre los siglos XV-XVI que representa una carabela con las velas plegadas pintada con trazos rojos.

Regresamos a la aldea de Bajil para coger los coches y acercarnos a disfrutar de unas cervezas y una merecida comida en el Bar de Zaén.

  • Distancia recorrida: 10,61 Km.
  • Desnivel positivo: 303 m.
  • Cota máx.: 1.325 m.
  • Duración con paradas: 4 h.
  • Descarga aquí el track de la ruta.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s